¡Ahora sí, Voy a dejar de fumar!

La terapia psicológica ha demostrado ser la forma más efectiva y duradera para dejar el tabaco.


En el inicio del verano, las navidades, al terminar un proyecto....

Todos estos son momentos en los que nos proponemos objetivos como apuntarnos al gimnasio, iniciar una dieta o dejar el tabaco (también ocurre con otras adicciones).

El tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas en el mundo, además, más de 600.000 muertes anuales ocurren entre personas no fumadoras expuestas al humo de tabaco. El consumo de tabaco es un factor de riesgo para seis de las ocho principales causas de defunción en el mundo. Por desgracia, la epidemia avanza también hacia el mundo en desarrollo donde, en el curso de los próximos decenios, se producirá más de 80% de las defunciones relacionadas con el tabaco. Este cambio de rumbo obedece a una estrategia de comercialización mundial que permite a la industria tabacalera llegar a los jóvenes y adultos del mundo en desarrollo. Además, se han incorporado de forma alarmante las mujeres.



En España su aplicación se plasma en la llamada ley antitabaco de España de 2006 a la Ley española 28/2005, de 26 de diciembre, cuyo nombre completo es Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco. Entró en vigor el 1 de enero de 2006, aunque algunos aspectos de la ley no entraron en vigor hasta septiembre de 2006 y enero de 2007, y cuya medida más importante es la prohibición de fumar en lugares en los que hasta esa fecha estaba permitido, como los lugares de trabajo (tanto públicos como privados) o los centros culturales. Fue modificada sustancialmente por la Ley 42/2010, de 30 de diciembre de 2010, que extendió la prohibición de fumar a cualquier tipo de espacio de uso colectivo.

Muchos años después de esta primera ley antitabaco española se fuma tanto como antes de aplicarla. Tras la Ley 28/2005 –luego vino la 42/2010– que, entre otras cosas, prohibía fumar en bares, la publicidad y endurecía las advertencias acerca de los efectos sobre la salud, el consumo sí se redujo notablemente. Pero actualmente la tendencia es ascendente: según la encuesta EDADES bienal del Ministerio de Sanidad. En 2017 fumaban diariamente el 34% de españoles; en 2015, el 30.8%. En 2005 eran el 32,8%.

Estos datos parecen evidenciar que hay que proponerse otras estrateias para reducir el consumo de tabaco. Tambien debemos proponer y potenciar campañas destinadas a reducir el inicio del consumo en la población más joven. Los estudios demuestran que los tratamientos más efectivos y duraderos son aquellos basados en la terapia psicológica (terapia conductual). Los pacientes que acuden a la terapia son en su mayoría de mediana edad, algunos, con patologías asociadas al tabaco. El reto está en llegar a la gente joven fumadora donde estas patologías todavía no han aparecido y es menos costoso dejar de fumar.

Pese a estar demostrada una mayor eficacia de la terapia psicológica frente a la terapia farmacológica la administración ha optado por potenciar la farmacología para dejar el tabaco tal vez por cuestiones económicas y prácticas.

Si quieres dejar de fumar de una manera sencilla, rápida y eficaz te recomendamos que te pongas en las manos de profesionales en el tratamiento de adicciones. Puedes obtener más información y precios de los tratamientos en nuestra web https://www.psicologia-oliva.com/antitabaco








Posts Destacados
Posts Recientes
Buscar por etiquetas
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic